La Capsulitis

Anterior and posterior view of the anatomy of the hand SOURCE: pickup from 5A1443 and 4A1443

Anterior and posterior view of the anatomy of the hand SOURCE: pickup from 5A1443 and 4A1443

En muchos deportes en los que la función de la mano es imprescindible, las articulaciones de los dedos se lesionan con frecuencia. Uno de los “pseudodiagnósticos ” que tenemos más a menudo es la capsulitis.

El concepto capsulitis es un fondo de saco donde caben muchos diagnósticos diferentes. Para entenderlo mejor deberíamos pensar en lo que es la cápsula y por qué tipo de estructuras está formada. La cápsula es la estructura que recubre, encierra el espacio de una articulación de manera estanca. Este espacio está lleno de la membrana sinovial que es la que forma el líquido sinovial que baña la articulación. En relación íntima con esta cápsula tenemos estructuras ligamentosas que son las que restringen el movimiento articular dentro de los límites fisiológicos. Los elementos óseos que forman parte de la articulación así como la inserción de algunos tendones también tienen una relación íntima con estas estructuras.

Cualquiera de estas estructuras puede verse lesionada por un mecanismo traumático irritando el tejido lesionado en sí como también afectando a los tejidos circundantes. Con sólo uno de los tejidos anteriormente citados lesionado ya puede desencadenarse una respuesta inflamatoria que es la que hará que añadamos la coletilla “-itis” indicando que hay una irritación. Pero lo que debemos tener claro es que el concepto capsulitis es completamente inespecífico ya que no indica cuál de las estructuras anteriores está lesionada.

Ante del concepto capsulitis es muy difícil saber qué actitud terapéutica tomar, ya que no sabemos exactamente qué estructura se debe proteger para conseguir neutralizar el elemento irritante que hace que esa “inflamación” se mantenga en el tiempo. Algunas personas al ver eso citan la tremenda fase de “se ha cronificado” sin sujeto como si fuese cosa divina. La realidad es que son el propietario de la articulación y el profesional de la salud tratante los que no han hecho los deberes.

Delante de la observación de una capsulitis debemos entender que en ese espacio ha habido una lesión estructural y debemos buscarla y tratarla. En general, si este procedimiento se hace correctamente, en unas 3 semanas la sintomatología debería mejorar. En próximos posts os iremos comentando los diferentes tipos de lesiones y cómo abordarlas, no os lo perdáis!