Síndrome de Blackberry

Un dia me sucedió lo siguiente: estaba en la consulta esperando una primera visita por un dolor en la mano y a 5 minutos de la hora suena el timbre “ning nong”, voy a abrir la puerta y entra una chica joven.

Terapeuta: Hola buenos días, entre.

Paciente: Hola buenos días, tenía hora con el terapeuta de mano.

T: Sí, soy yo pase y cuénteme lo que le sucede.

Tomamos datos personales, información laboral doméstica, familiar, social deportiva,… la única información trascendente era que trabajaba de auxiliar en una clínica dental, el resto sin trascendencia para la mano.

P: Gracias, mire vengo porque desde hace unos meses tengo dolor en esta mano y cada vez me va a más, me la siento agarrotada y pierdo la fuerza.

T: ¿Recuerda haber hecho algo especial con la mano meses antes?

P: No, nada especial, hace tiempo que hago lo mismo: estudio y trabajo.

T: Bueno, pues túmbese aquí y déjeme ver.

“En la exploración presenta una mano con una postura un tanto peculiar, el índice y mayor están en una posición más extendida de lo normal y la paciente hace movimientos repetitivos para intentar desagarrotar la mano pero no lo consigue”

T: Relaje la mano, por favor.

P: Ya lo intento pero no lo consigo.

“Encontramos un pulgar muy cargado, aductor, primer interóseo dorsal e interóseos de 2a comisura también,… tratamos con descarga muscular”

P: Igual un poco más relajado, pero aún me duele…

“Mobilizamos todas las articulaciones, hacemos punción seca”….

A la siguiente sesión esperamos que la paciente nos cuente lo bien que le ha ido pero no es así.

T: ¿Como estás?

P: Mejoré un poco pero se me cargó otra vez.

Segunda sesión, tercera sesión igual, cuarta sesión:

T: A ver, empecemos de nuevo, explícame tu día a día:

P: Me levanto a las 6, desayuno, me ducho… y me voy a trabajar.

T: ¿Cómo vas? (imagino coche con marchas y sin dirección asistida…)

P: En metro.

T: ¿Y cuánto tardas? ( imagino libro de novelas de 1kg de peso)

P: 45 minutos (ya lo tengo seguro que es eso)

T: ¿Y qué haces en el trayecto, lees? (ahora dirá que sí)

P: No, escribo mails (bajón del fisio)

T: ¿En el metro?

P: Sí, así aprovecho el trayecto.

T: Ya lo tengo, ¿tienes una Blackberry?

P: Sí, ¿cómo lo sabes?

T: Me lo imaginaba…

P: ¿Por qué?

T: Por nada, a partir de ahora mejor que los mails los escribas en un ordenador.

“Una semana y alta”

FIN DE LA HISTORIA