El vendaje en cruz

En el post me duele el dedo hablamos de las diferentes causas que pueden producir dolor en la mano del escalador. En este post vamos a explicar un tipo de vendaje que se puede utilizar en diferentes procesos patológicos, se trata del vendaje en cruz.

2Este tipo de vendaje se aplica en procesos producidos por contracturas musculares de los flexores de los dedos (Síndrome miofascial), tenosinovitis de los tendones flexores, lesiones de polea A2 o microlesiones a nivel de la cápsula articular posterior de la interfalángica proximal (parte posterior de la primera articulación del dedo). Como podéis observar las estructuras afectadas en cada caso son diferentes, pero las tres tienen una característica en común: al realizar la flexión del dedo se activan o se ponen en tensión.

La colocación del vendaje es muy sencilla, primero de todo debemos poner el dedo completamente estirado e introducir dos tiras circulares de “tape”, una en la base del dedo y la otra por debajo de la última articulación del dedo, tal y como se ve en la imagen. A continuación engancharemos dos tiras en cruz en el dorso del dedo, quedando el cruce entre las dos tiras justo por detrás de la primera articulación del dedo. Finalmente reforzaremos el vendaje colocando dos tiras más circulares encima de las primeras, de esta forma evitaremos que se desenganchen las tiras en cruz.

1Según el tipo de lesión y la etapa de reparación en la que se encuentre el tejido afectado, se adaptará el vendaje para que limite más o menos la flexión activa del dedo, poniendo doble tape en la cruz o iniciando la colocación del tape con más o menos flexión del dedo.

El tiempo de llevar el vendaje también dependerá del tipo de proceso patológico y de la fase en la cual se encuentre la lesión.

Te recomendamos que visites a tu fisioterapeuta o médico para gestionar correctamente los tiempos de tratamiento.

Clicando aquí podrás acceder al vídeo de como realizar este vendaje.

Equipo Hand Therapy Bcn

Vendaje en hamaca

¿Recordáis cuando os hablamos de la lesión del lumbrical debido a las presas en bidedo? El vendaje que hoy os presentamos justamente lo realizamos cuando diagnosticamos este tipo de lesiones. Este vendaje es muy sencillo y fácil de realizar, y nos permitirá seguir escalando sin tener que parar, aun teniendo esta lesión.

El vendaje en hamaca consiste en un vendaje que evita la disociación completa entre el dedo pequeño y el dedo anular de la mano, de forma que en el caso de encontrarnos con presas de bidedo, no permite que el dedo pequeño se flexione completamente. Al evitar la disociación entre los dos dedos, permitiremos la curación del tejido lesionado. Aun así, tendremos que tener en cuenta que si presentamos esta lesión y a pesar de llevar este vendaje, deberemos ser cuidadosos con la elección del tipo de vías ya que un apretón más duro de lo que se debería en un bidedo podría desestabilizarnos el vendaje. Es por esto que os aconsejamos que en el tipo de vía a elegir evitéis los bidedos y procuréis colocar todos los dedos en la pared.

                         hamaca 2 hamaca

 

Aquí os dejamos el vídeo para la realización del vendaje: https://vimeo.com/172924315

 

Equipo Hand Therapy Bcn

Vendaje en sindactília

En uno de los post publicados anteriormente hicimos referencia al dolor de dedos en la escalada. Una de las causas era por la lesión de uno de los ligamentos de la articulación del dedo. La lesión ligamentosa más típica en el escalador y que produce dolor en la articulación interfalángica proximal, es la del ligamento colateral radial del 3r o 4º dedo. La lesión de este ligamento genera un engrosamiento típico de la misma articulación, la capsulitis, junto con dolor en el lateral que se puede distribuir a toda la articulación al realizar movimientos de flexión y extensión del dedo. El mecanismo lesional suele ser debido a presas laterales que generen una torsión del dedo y por lo tanto que pongan en riesgo este ligamento.

Una vez diagnosticada la lesión del ligamento colateral por un profesional, el abordaje terapéutico a realizar consistirá en una inmovilización para permitir la cicatrización de dicho ligamento.sindactilia

El vendaje en sindactília es un vendaje que permite relajar este ligamento, de forma que ayuda a acercar los extremos lesionados y así poderlos reparar, además, evita los movimientos de rotación y de lateralización del mismo dedo que podría interferir en la misma cicatrización.

 

 

Aquí os dejamos un link con el vídeo de cómo realizar este vendaje: https://vimeo.com/172918684

 

Equipo Hand Therapy Bcn

Los vendajes en el escalador (I)

Los vendajes en el escalador (I)

El uso del vendaje en escalada con esparadrapo o tape es un gran clásico dentro del kit del escalador.

2. tape circularUno de los vendajes más extendidos que todo escalador conoce, es el que se confecciona alrededor del dedo en forma de anillo.

En principio este vendaje se acostumbra a usar con el objetivo de proteger las poleas digitales de los dedos que con frecuencia se lesionan en los escaladores. La frecuencia de su uso contrasta con la poca evidencia existente sobre su eficacia a la hora de proteger las poleas. A pesar de ello, realizar este vendaje está más que justificado si el escalador al realizarlo siente un mayor confort y seguridad al usarlo. Pero, el objetivo de este post no es hablar de este vendaje ya clásico y que todo el mundo conoce.

Para el escalador, así como para otros muchos deportistas, el uso de vendaje tiene dos funciones principales, el terapéutico, para neutralizar un movimiento y permitir la cicatrización del tejido, y el preventivo, para evitar lesiones.

 

3. tape creuEl lesionar la mano es algo frecuente en la práctica de la escalada. El hecho que la mano sea el elemento que se relaciona directamente con la roca, usando agarres cada vez más pequeños, implica que las lesiones formen parte del viaje habitual del escalador.

Algunas de estas lesiones son parte del proceso de adaptación de los tejidos capsulares, ligamentosos y tendinosos de la mano a la práctica deportiva, pero otras veces, estas lesiones mecánicamente intrascendentes son capaces de generar dolor e incomodidad, llegando a afectar directamente a la práctica deportiva, reduciendo la frecuencia, reduciendo el grado, o incluso obligando al escalador a parar.

4. ferida pellEsta situación de dolor de las estructuras de las manos puede ser gestionada simplemente con un vendaje que neutralice el movimiento que produce la molestia y/o el dolor, y que permita poder continuar escalando mientras el proceso cicatricial de la lesión va consolidando. Este vendaje terapéutico será efectivo y conseguirá resolver el proceso en unas 3 semanas siempre y cuando el escalador no consiga reproducir en ningún momento su dolor de la mano.

5. tape i feidaEl vendaje preventivo se utiliza con mucha frecuencia en escalada de fisuras para prevenir las típicas lesiones de la piel en las zonas donde mayor contacto tiene la roca con la piel. Por otro lado, existen escaladores que hacen uso de vendaje preventivo en los dedos para prevenir lesiones capsulares, ligamentosas y tendinosas. Si bien es cierto que pueden llegar a proteger dichas estructuras, no es del todo recomendable hacer un uso excesivo de estos vendajes puesto que el mismo vendaje puede inhibir el refuerzo natural de estas estructuras con el paso del tiempo y la escalada.

 

En el próximo post os mostraremos algunos de los vendajes más utilizados para dedos lesionados.

La vuelta a la calma después de una sesión de entrenamiento

Hace un tiempo os hablamos de la importancia de realizar un buen calentamiento antes de empezar a escalar. Ahora toca hablar sobre otra parte muy importante del entrenamiento, la vuelta a la calma.

Esta fase permite bajar de una forma progresiva la temperatura de los tejidos, la respiración y el ritmo cardíaco, con el fin de promover una recuperación muscular más rápida, una mejora de la flexibilidad y un aumento del margen de seguridad en las lesiones musculares y articulares.

La vuelta a la clama se puede subdividir en 3 fases:

1- Una primera fase más activa, dónde es importante no parar de golpe después de la última vía del entrenamiento. Se debe andar unos minutos por el rocódromo, y cuando la respiración se haya estabilizado, realizar algunos movimientos dinámicos de escalada o alguna vía fácil. Es muy importante no ejecutar ejercicios exigentes durante esta fase, es decir, no se debe sentir un aumento de la frecuencia respiratoria.

2- Una segunda fase donde se trabajará la flexibilidad realizando estiramientos de la musculatura más implicada durante el entrenamiento, con el objetivo de disminuir el tono muscular y mantener una actitud corporal y simetría muscular.

Como ya se comentó en el post anterior, hay diferentes tipos de estiramientos, y cada uno está indicado para una parte específica del entrenamiento. En esta fase se realizaran estiramientos estáticos (a velocidad baja o velocidad 0) y a una intensidad media.

¡Se deben evitar los estiramientos a máxima intensidad cuando el músculo está fatigado, ya que aumenta el riesgo de lesión muscular!

Metodología de realización de los estiramientos:   3-5 repeticiones de 1 a 3 minutos, con un descanso entre repeticiones aproximadamente igual al tiempo de trabajo. Realizar 1-2 series de estiramientos, con un descanso entre series de 3 a 5 minutos.

A continuación se muestran algunos ejemplos de estiramientos básicos de tren superior que todo escalador debería conocer:

  • Musculatura flexora de dedos y muñeca: Manteniendo el codo doblado junto a la cintura con la palma de la mano mirando hacia al techo, realizar una extensión simultánea de dedos y muñeca. Con la otra mano sujetar los dedos llevándolos hacia la línea media del cuerpo.

1. flexors   1b. flexors

  • Musculatura extensora de dedos y muñeca: Empezar el estiramiento con codo doblado, palma de la mano mirando hacia el suelo y muñeca y dedos flexionados. Sujetar con la mano contraria los dedos en flexión manteniendo la mano mirando hacia afuera. En esta posición extender el brazo progresivamente hasta la aparición de tensión muscular.

2a. extensors    2b.extensors

  • Musculatura intrínseca de la mano (interóseos): Intercalar los dedos de las dos manos con éstos flexionados como aparece en la imagen. En esta posición, empujar la mano izquierda hacia la derecha, de forma que las articulaciones de la base de los dedos de la mano derecha se extiendan. Deberéis notar una tensión interna en la mano. Realizar el mismo procedimiento con la mano izquierda.

3. interossis

  • Musculatura flexora de codo (bíceps y braquial): Apoyar mano en la pared con el brazo extendido hacia atrás y separado del cuerpo 90º. En esta posición rotar el brazo hacia dentro hasta la aparición de tensión en cara anterior de brazo. Importante no confundir este estiramiento con el de pectoral.

4a. bíceps   4b. bíceps

  • Musculatura extensora de codo (tríceps): Doblar codo y subir el brazo hacia arriba con la ayuda de la otra mano. Mantener el tronco ligeramente encorvado y empujar el codo hacia atrás y hacia el techo sin mover la posición de la espalda.

5a. tríceps   5b. tríceps

  • Musculatura del pecho (pectoral mayor): Misma posición inicial que para el estiramiento del bíceps pero esta vez sin realizar el giro del brazo. A partir de aquí, realizar la rotación del tronco hacia afuera hasta la aparición de tensión muscular en cara anterior del pecho.

6. pectoral   6b pectoral

  • Musculatura de la espalda (dorsal ancho): Realizar una fijación en la pared con la mano del lado que se quiera trabajar. Mantener el tronco estirado y con cierta flexión de cadera. En esta posición llevar el peso hacia atrás y hacia al lado contrario situando la pierna ligeramente hacia la línea media del cuerpo.

7. dorsal ample   7b dorsal ample

3- La última fase, pero no menos importante, es la ingesta de alimentos antes de una hora y media después de haber acabado con la actividad física. De esta manera, se facilitará la re-síntesis muscular y la reposición de los depósitos de glucógeno. Para obtener mayor información sobre qué tipo de alimentos son los más adecuados después de la práctica deportiva, os aconsejamos visitaros con vuestro nutricionista.

Guitarras, manos y afán de superación

Django Reinhardt, Tony Iommi y Pat Martino

Tres historias de guitarristas. Tres historias de superación. Tres historias que dan a la mano un papel capital en la historia de la música. Django, Tony y Pat comparten, aparte de ser guitarristas de élite, una traumática relación con su extremidad superior. Más allá del corte que significó para sus carreras musicales, no solo se pudieron rehacer sino que además estas experiencias significaron un antes y un después en la historia de la música.

Djangoiommi2

pat2

1928, afueras de París. Jean Baptiste Reinhardt, apodado Django, vuelve de madrugada al campamento gitano donde tiene la caravana familiar. Con una vela para iluminarse se enciende un fuego que quema su hogar y lo deja con el muslo derecho y la mano izquierda dañadas. Con 18 años ya hace 5 que es un músico profesional de gran reconocimiento en la capital francesa y esta experiencia le amenaza su trayectoria.

Django2Después de 18 meses de rehabilitación le pudieron salvar la pierna, pero en la mano le quedarían las secuelas que reescribirían la historia de la música y lo definirían como un referente de superación personal y creatividad  frente al desastre. El cuarto y el quinto dedoquedaron retraídos hacia la palma a causa del calor recibido en los tendones. De esta manera tuvo que redefinir cómo tocar la guitarra y su ingenio no  sólo volvió a capacitarlo para tocar el instrumento tan solo con el segundo y tercer dedo, sino que además lo dotó de un estilo propio muy original. Se volcó con el jazz y se convirtió en uno de los guitarristas más grandes jamás vistos.

J’attendrai – Stéphane Grappelli and Django Reinhardt

1965, Birmingham. El joven Tony Iommi está en la fábrica metalúrgica donde trabaja y es su último día. Quiere triunfar en el mundo de la música como guitarrista y la fábrica le aburre. Desafortunadamente un accidente con una plancha le aplasta la punta del tercer y cuarto dedos, condenándolo a abandonar la carrera musical. Ante la frustración del joven, su jefe le habla de un guitarrista gitano francés que se convirtió en un referente del jazz tocando solo con dos dedos.

IommiGracias a su experiencia en la metalurgia se hizo una extensión metálica adaptada a sus dedos y se alentó a seguir tocando la guitarra. Más tarde sustituyó la pieza metálica por unas pequeñas prótesis de plástico recubiertas con cuero en la punta de los dedos. Como que aún sentía dolor cada vez que tocaba las cuerdas decidió bajarle la tensión para aligerar la presión. El resultado de esta adaptación fue un nuevo sonido que daría vida a un nuevo estilo musical. Este ingenio, sin ser consciente, le llevó a convertir-se en el padre del Heavy Metal.

Black Sabbath- Tony Iommi solo

1980, Filadelfia. El exitoso i reconocido guitarrista de jazz Pat Martino hace tiempo que padece dolores de cabeza agudos. Después de varias pruebas se le ha diagnosticado un aneurisma cerebral severo y se somete a una operación a vida o muerte. Por suerte sale con vida, pero no recuerda absolutamente nada.

patCuatro años después, con cuarenta años y sin recordar cómo se tocaba una guitarra, decidió retomar la carrera musical volviendo a aprender a tocarla con el mayor maestro que podía encontrar: él mismo. Se cerró en el estudio a escuchar sus grabaciones mientras iba reencontrando los acordes, aprendiendo sus propias piezas y desenterrando aquel genio que había perdido la memoria. En 1987 volvió a los estudios de grabación con la lección aprendida y publicó un disco que con el nombre lo diría todo: The Return. Volvía i volvía a ser uno de los mejores.

Pat Martino al Jamboree Jazz Club

El pensador italiano Antonio Gramsci decía que era un pesimista debido a la inteligencia, pero que a la vez era un optimista de la voluntad. Pese analizar negativamente la sociedad se dotaba de optimismo para encarar de la mejor manera el futuro. No bajaba nunca la cabeza, no se frustraba con los males que veía, no desistía de sus sueños. Como los tres personajes que hemos conocido, no solo creía que teníamos que aprender a convivir y a perseguir nuestros deseos pese a todas las trabas que nos encontrásemos por el camino, sino que además hacía falta sacar el máximo provecho de totas las desgracias. El afán de superación que de la desgracia hace virtud y una oportunidad para ir aún más allá.

thumbsup